Consejos Para Jóvenes Mandatarios y Gestores

Jóvenes Mandatarios: ¿Cómo diferenciarse positivamente en el mercado? 

La experiencia: El talento no entiende de edades. La juventud puede ser una fuente de oportunidades. La principal oportunidad para los jóvenes Mandatarios es que estos no suelen tener tantos prejuicios como algunos mayores. Las opiniones preconcebidas limitan en el mundo de los negocios. ¿Qué es la experiencia? Es la capacidad de aprender de la vida, de cada caso de los clientes. Esa capacidad depende de uno mismo, más que de la edad. Pensar que un Mandatario veterano es experto sólo por la edad es absurdo y una autolimitación mental para los jóvenes Mandatarios. Aparte el miedo, su otra posible barrera de papel. La capacidad de pensar a lo grande no cuesta dinero y sólo quien piensa a lo grande encuentra oportunidades. Piense a lo grande calculando bien como invierte su dinero y su tiempo. Si usted tiene buenos valores, que nadie le “robe” sus sueños.

Los primeros pasos 

Imagínese a un joven Mandatatario que ha recibido formación en práctica y decide incorporarse a la profesión. Normalmente lo primero que se le ocurre es intentar incorporarse a una Concesionaria o bien asociarse con otros compañeros y abrir una Gestoríal. Lo fundamental es tener una estrategia propia de mercado; una estrategia definida, por escrito, y optar por una de las anteriores opciones. Actualice permanentemente sus conocimientos y reflexione, no obstante, sobre lo siguiente. El conocimiento, aunque es esencial, sin estrategia de mercado no le va a llevar muy lejos.


La actitud: La actitud es la base. Para conseguir nuevos resultados, usted debe hacer cosas diferentes. Si no lo hace, el motivo de su techo profesional es usted mismo. No eche la culpa a los demás. Aprender a ser más fuerte mentalmente, ganar autoestima es esencial para hacerse un nombre en la profesión. Mejorar la autoestima, aceptarse a uno mismo es básico para vender mejor los servicios. 


Admire: Admire, no envidie. Por ejemplo, si usted aspira a tener una gran empresa de Servicios de Gestoría, lo mejor que puede hacer es admirar a las grandes Gestorías. Así podrá aprender de ellas. Si les envidia, perderá energías inútilmente. 


Los valores: ¿Qué es lo que diferencia? Los valores y su estilo. Usted debe conocer explícitamente sus valores, definirlos y comunicarlos. 


La visión: ¿Cuál es su visión de futuro? ¿Quiere ser una alternativa a otras Gestorías?  
Tener un rumbo (visión) es trascendental. Sus sueños (visión) empiezan a ser realidad en el momento que los plasma por escrito, define objetivos, estrategias, acciones, y es  responsable de su consecución. 
Su estudio de mercado: El mundo está lleno de conquistadores que intentan cambiar a los demás, cuando lo primero que hay que hacer es cambiar o mejorar uno mismo. Si usted mejora, empezará a obtener nuevos resultados. Por ello el epicentro de su estudio de mercado es usted y su Gestoría. Es básico que usted conozca sus virtudes y sus aspectos a mejorar. Pregunte a sus colaboradores y/o colegas cómo lo perciben. Potencie su marca personal sobre la base de sus virtudes o puntos fuertes. 
El perfil profesional - En un mundo hipercompetitivo, el perfil más valorado es el Mandatario-consultor, es decir, un mandatario orientado a ayudar al cliente y capacitado para detectar las necesidades de sus clientes e incluso a adelantarse a las mismas. Un Mandatario con perfil comercial, un profesional que aporta valor al cliente. 


La imagen: Somos una imagen. Hasta que nos conocen, para las personas somos una imagen: agradables, confiables, capacitados, listos, antipáticos, etc. Por ello son tan importantes las primeras impresiones, cuando se forman las percepciones. Cuide su lenguaje verbal, gestual y los detalles. El lenguaje crea percepción, la puerta de los negocios. 


Los honorarios: Cualquiera puede competir en honorarios bajos. Usted debe ser capaz de dar un servicio que justifique unos honorarios en consonancia con la capacidad. Para conseguirlo, entienda bien las necesidades de los clientes, valórese más, gane marcado y dé a los clientes un servicio a medida. 


Socios: Seleccione a sus socios con criterios profesionales, no sólo de amistad o sintonía interpersonal. Asóciese con Mandatarios que le complementen no sólo en aptitudes (especialidades) sino también, y sobre todo, en actitudes.  


Proyectos: Desde el inicio de su carrera profesional, aparte de realizar tareas, concéntrese en proyectos, es decir, en ser referencia en algún mercado. Concentrarse en proyectos implica elegir a nuestros clientes y trabajar para conseguirlos, luchar por vivir la vida profesional que uno quiere vivir. 


Plan comercial: Tenga claro quiénes son sus clientes potenciales y elabore un plan para atraerlos (plan de marketing y comercial). 
¿Cómo facilitar nuevas contrataciones de servicios? Aumente su lista de contactos. Haga un seguimiento de la prensa económica, conozca las necesidades de las empresas, personalice su oferta de servicios para las mismas y visítelas, sin presionar. Ante una oferta personalizada, la decodificación de nuestro mensaje por parte del cliente potencial es evidente: “este Mandatario se ha preocupado por conocer y entender mis necesidades”. 

Participe activamente en Evento y Congresos que le permitan conocer a más clientes potenciales. Divida el trabajo entre sus socios. Participe también activamente en alguna asociación. Esa participación debe ser coherente con su estrategia personal. Piense. Si por ejemplo pertenece a una asociación de jóvenes mandatarios, aprovéchelo: aparte de dedicar su tiempo al progreso de la profesión, dedíquese también a crear, por ejemplo, una red  de contactos entre Gestorías de jóvenes Mandatarios. 


Los contactos: Los contactos son esenciales en el mundo de los negocios. Pero, atención: es necesario que le ayuden a transmitir la imagen que usted quiere transmitir. 


Los clientes: Acuérdese de los clientes. Haga seguimiento: tenga por lo menos un contacto cada quince días con los clientes. Envíeles artículos de interés, pregúnteles por su satisfacción, felicíteles por su cumpleaños, invíteles a eventos a los que sepa que estarán interesados en asistir, dé seminarios en exclusiva para clientes y sus conocidos, etc. Seleccione “responsables de clientes”. Su objetivo no debería ser tanto la venta de los servicios sino como consolidar la relación de confianza con los clientes. 

La oferta debe ser diferente a la de los competidores, pero atención, por oferta no entendemos sólo la oferta de servicios (siempre copiable), sino el concepto y la imagen del La Gestoría, la calidad técnica y relacional de los gestores y el servicio prestado al cliente, personalizado. 
Comunique unas bajas expectativas al cliente: si da al cliente más de lo esperado, se ganará su confianza. 


Gestione bien su tiempo: Sea valiente: evite centrarse en temas poco rentables desde el inicio de su carrera. Si acepta todo tipo de encargos, acabará endeudado: trabajará muchas horas por poco dinero. Aprenda a decir “no”. Céntrese en clientes y casos más rentables. Menos horas de trabajo + más honorarios = calidad de vida. 


Gestione bien el tiempo: concéntrese en el 20 % de sus clientes, aquellos que suponen el 80 % de sus ventas. Al resto de clientes deles un servicio también profesional, pero dedíqueles menos tiempo. 


Consejo final: A menudo las oportunidades están allá donde los demás consideran que no existen.

Entradas populares de este blog