La Denuncia de Venta de un Automotor - Qué es y por qué es importante

La denuncia de venta es la comunicación efectuada por el titular de un dominio al Registro de la Propiedad Automotor, anunciando que ha entregado el vehículo a otra persona en carácter de poseedor o tenedor. Se trata de una entrega que no sea meramente momentánea, como cuando se presta el automóvil a otra persona, sino de una entrega del uso y goce del vehículo como consecuencia de un acto jurídico registrable como puede ser típicamente la venta del bien.

Una vez efectuada la entrega del automotor al comprador y sea cual fuere el tiempo transcurrido desde ese hecho, el vendedor titular registral tiene el derecho de comunicar esa circunstancia al Registro Seccional donde el vehículo estuviese radicado.

¿Por qué es importante la denuncia de venta?

Hacer saber que el vehículo se vendió y pasó a poder de otra persona es importante para el vendedor porque el artículo 27 del Régimen Jurídico del Automotor expresa lo siguiente:
"Hasta tanto se inscriba la transferencia el transmitente será civilmente responsable por los daños y perjuicios que se produzcan con el automotor en su carácter de dueño de la cosa. No obstante, si con anterioridad al hecho que motive su responsabilidad el transmitente hubiere comunicado al registro que hizo tradición del automotor, se reputará que el adquirente o quienes de éste último hubiesen recibido el uso, la tenencia o la posesión de aquel, revisten con relación al transmitente el carácter de terceros por quien él no debe responder y que el automotor fue usado contra su voluntad".

Aclarando la terminología legal, “tradición” significa entrega de la posesión. Es decir, que mientras el vendedor no comunique al Registro que hizo entrega de la posesión del automóvil vendido, dicho vendedor sigue siendo responsable por los daños que se pudieran provocar con el rodado. La responsabilidad del vendedor por el vehículo también concluye cuando el comprador concluye la transferencia del dominio, pero precisamente cuando el comprador demora esta operación, es cuanta mayor importancia cobra la denuncia de venta para el vendedor.

El trámite de denuncia de venta se realiza en el Registro Seccional en el que el vehículo está radicado, siendo los siguientes los requisitos necesarios:

- Solicitud Tipo "11", Denuncia de Venta, certificada por Escribano Público o el encargado del registro.

- La comunicación deberá contener: Número de dominio del automotor; Nombre, apellido, número y tipo de documento de identidad del vendedor titular registral; Nombre, apellido, número y tipo de documento del comprador; Lugar y fecha en que se efectuó la entrega del automotor y todo otro dato que a juicio del presentante resulte de interés, como ser el domicilio del comprador.

- Libre deuda de infracciones tramitado en Registro Seccional

- Cualquier constancia que el vendedor posea de la celebración de venta, si la tuviere, en original y fotocopia.

- Documento que acredite identidad (para argentinos: DNI, LC o LE; para extranjeros sin residencia: pasaporte; para extranjeros con residencia permanente: DNI; para extranjeros de países limítrofes: DNI o CI del país de origen o pasaporte).

La denuncia de venta, por la función de resguardo que cumple para el vendedor, debe ser hecha por dicho vendedor.

Algunos fallos judiciales que muestran la importancia de hacer la denuncia de venta:

"La denuncia de venta del automotor (art. 27, D. 6582/58, texto según Ley 22977) establece la presunción iuris tantum de que el guardián del vehículo al tiempo del evento dañoso es un tercero por quien el dueño del rodado no debe responder. A partir de la comunicación mencionada se configura una de las eximentes de responsabilidad, que contempla la última parte del segundo párrafo del art. 1113 del C.C. La omisión de la denuncia de venta conlleva la responsabilidad objetiva de quien figura como propietario del automotor protagonista en el siniestro, aún cuando se haya acreditado que el titular registral ya no ostenta la guarda material o jurídica por haberse producido la tradición de la cosa, pues la eximición de responsabilidad es de interpretación restringida. " (“BUZZACHI Daniela Raquel y otro c/ José Victoriano FERNANDEZ y Municipalidad de LA CARLOTA – Demanda Ordinaria” - CÁMARA DE APELACIONES EN LO CIVIL, COMERCIAL Y CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DE PRIMERA NOMINACIÓN DE LA SEGUNDA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DE RÍO CUARTO, Provincia de Córdoba).

O también:

"Este Tribunal mediante doctrina plenaria sentada en los autos " "Morris de Sotham, Nora c/ Besuzzo, O.P. y otra s/ sumario" [Fallo en extenso: elDial - AAC9F] " del 9 de septiembre de 1993 dejó sin efecto el fallo plenario dictado en la causa "Morrazo, N. y otro c/ Villarreal , I. y otros" del 18 de agosto de 1980, el cual sostenía que "no subsiste la responsabilidad de quien figura en el Registro Nacional de la Propiedad Automotor como titular del vehículo causante del daño, cuando lo hubiera enajenado y entregado al comprador con anterioridad a la fecha del siniestro, si esta circunstancia resulta debidamente comprobada en el proceso". Es claro que dicha convocatoria a plenario tuvo su razón de ser en la modificación introducida por la ley 22.977 al Decreto-ley 6582/58 que estableció, de manera inequívoca, que "Hasta tanto se inscriba la transferencia el transmitente será civilmente responsable por los daños y perjuicios que se produzcan con el automotor, en su carácter de dueño de la cosa", estableciendo, como única excepción, la denuncia de venta que hubiere comunicado el vendedor al Registro respectivo con anterioridad al hecho que motive su responsabilidad." En efecto, el arículo 27 de la citada ley, establece que "si con anterioridad al hecho que motivare su responsabilidad, el transmitente hubiere comunicado al Registro que hizo tradición del automotor, se reputará que el adquirente o quienes de este último hubiesen recibido el uso, la tenencia o la posesión de aquél, revisten con relación al transmitente el carácter de terceros por quienes él no debe responder, y que el automotor fue usado en contra de su voluntad"." (Expte. Nº 110.656/94 - "Cursach, Diógenes Daniel c/ Nalevaiko, Miguel Alejandro y otros s/ daños y perjuicios". Expte. Nº 86.153/95. "Pastore, María Laura c/ Cursach, Pablo Hernán y otros s/ daños y perjuicios" - CNCIV - SALA J - 15/02/2007).

En conclusión, aunque existen fallos judiciales que permitieron al vendedor de un vehículo liberarse de responsabilidad al acreditar fehacientemente que se había desprendido del mismo, la denuncia de venta confiere un grado mucho mayor de seguridad jurídica en cuanto a esta eximición de responsabilidad por los hechos del comprador o sus sucesivos adquirentes.

Entradas populares de este blog

Consejos Para Jóvenes Mandatarios y Gestores